Publicado el Deja un comentario

Un nuevo tiempo axial

 

Entre el s. IX y el s. III  a. C. y en el espacio geográfico que va desde el Lejano Oriente hasta el Mediterráneo, el  tiempo axial vio surgir la formulación de los grandes mensajes religiosos y filosóficos de las grandes civilizaciones del mundo antiguo. Hoy se observan muchas señales que muestran una progresiva decadencia de los fundamentos de la cultura occidental y un cambio en la manera como el hombre y la sociedad se entienden a sí mismos y su relación con el cosmos y con la trascendencia.

Así es como marcha el gran curso de la historia desde la primera humanización, pasando por las altas culturas antiguas, hasta el tiempo axial y sus consecuencias, que han sido creadoras hasta cerca de nuestro propio tiempo. Desde entonces, parece, ha empezado un segundo curso. Nuestra edad técnico-científica es como un segundo comienzo, comparable tan sólo a las primeras invenciones de instrumentos y del fuego. Si hubiésemos de arriesgar una conjetura fundada en la analogía, sería ésta: vamos a pasar por formas de vida análogas a las organizaciones y planificaciones de las altas culturas antiguas, como el Egipto del que emigraron los antiguos judíos y al que temían como a una ergástula cuando ponían nuevos cimientos a la vida. Quizá la humanidad marche a través de estas organizaciones gigantescas hacia un nuevo tiempo axial, aún lejano e invisible e inimaginable, de verdadera humanización. Pero ahora vivimos en una edad de las más terribles catástrofes. Es como si todo lo transmitido debiera fundirse, a la vez que aún no es convincentemente visible la base de un nuevo edificio.  Karl Jaspers[1]

[1] JASPERS, Karl . Conferencias y ensayos sobre historia de la filosofía. Biblioteca Hispánica de Filosofía. Ed. Gredos.1972

“Tiempo-eje” es un concepto acuñado por el filósofo Karl Jaspers  ,fruto de su análisis historiográfico,  al tratar de determinar que originó la  civilización moderna y la mentalidad de sus individuos. Entre el 800 y el  200 a.C., cuando se produjo un importante cambio que forjó el destino de la historia posterior. Fue entonces cuando los fundamentos espirituales de la humanidad se establecieron simultánea e independientemente en China, India, Persia, Israel y Grecia., que darían lugar a las grandes religiones mundiales aún hoy existentes. Se pasó de una conciencia cósmica a una consciencia reflexiva, de una consciencia grupal donde lo esencial es el colectivo a una percepción de la identidad y responsabilidad individual y personal.

En ese período sucedieron muchas cosas extraordinarias al mismo tiempo: Confucio y Lao Tse en China, los Upanishads en India, el propio Buda también en la india, Zaratustra en Persia, los grandes profetas bíblicos, Elías, Isaías y Jeremías en Israel y en Grecia Homero, los filósofos presocráticos ( Parménides, Heráclito,…) Platón, Aristóteles, así como Tucídides y  Arquímedes. El cristianismo y el islamismo, aunque posteriores, se insertan en este tronco común.

Ese tiempo eje de hace casi tres mil años permitió el surgimiento de una nueva espiritualidad que se plasmaría en  nuevas religiones, donde la noción de “compasión universal”, superando los estrechos límites de tribu o reino, tuvo un papel central .

En estas primeras décadas del siglo XXI y ante los grandes cambios que estamos viviendo a nivel social , cultural, y antropológico, surge la pregunta de si estamos entrando en un nuevo tiempo axial…pero eso será cuestión a desarrollar en otro próximo post.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *